Slider

22/11/2014

Los Jara Saguier, la mayor dinastía del fútbol mundial

Ángel Jara Saguier posando con Raymond Kopa, leyenda del fútbol francés. (Conmebol)
En Paraguay se ha dado uno de los casos más extraordinarios que el fútbol registre en toda su historia: se trata de los siete hermanos Jara Saguier, que fueron todos jugadores profesionales en su país. Seis de ellos actuaron en Cerro Porteño y cinco llegaron a la Selección albirroja.

La dinastía de los Jara Saguier, supera a la de los 6 hermanos Brown, en Argentina, que jugaron entre 1891 y 1910, en los inicios del fútbol en América del Sur, y los Nunweiller, de Rumania, que también fueron seis.

El fútbol en la sangre, literalmente
Darío, Toribio, Enrique, Ángel, Alberto, Carlos y Críspulo construyeron una historia increíble de amor por la pelota. Y salvo Alberto, los otros 6 se pusieron la azul y grana de Cerro Porteño. Cuatro de ellos fueron grandes estrellas del club, capitanes, campeones, ídolos del Ciclón de Barrio Obrero. Darío llegó incluso a ser vicepresidente de la institución y también entrenador.
Enrique, Darío y Ángel Jara Saguier con la azulgrana de Cerro Porteño. Los tres jugaron varios años juntos (foto: Conmebol).
 
Cinco hermanos -Darío, Enrique, Ángel, Alberto y Carlos- actuaron en la Selección Paraguaya. Dos fallecieron, Ángel, quien tuviera un recordado paso por el fútbol francés, y Toribio. Y la historia no se termina aquí: los hermanos Luis y Adolfo Jara Heyn, ídolos de Olimpia en los años 80, son hijos de Enrique.
Los Jara Saguier son una familia tradicional del barrio Santísima Trinidad, de Asunción, en la que el fútbol ha sido el eje central por casi un siglo. Don Críspulo Jara Román y doña Lidia Saguier tuvieron la friolera de 13 hijos: 6 mujeres y 7 varones. Estos siguieron la huella de su padre (fundador y jugador del club Rubio Ñu).

Darío y el golazo en la final del '49
En la entrevista que los hermanos brindaron a la Conmebol, comenzó hablando Darío, el mayor de los hermanos, a quien todos sindican como un eximio cabeceador: "Arranqué en la Primera División del Rubio Ñu a los 16 años. Mi compañero de ala era Cipriano Romero, el padre de Romerito. En 1946 a él lo contrató Sportivo Luqueño y a mí Cerro Porteño. Yo trabajaba desde los 15 en la Aduana y a la tarde iba a practicar".
DARÍO, EL PIONERO
Nació en 1930. Centrodelantero. Jugó en 1946 en Rubio Ñu y entre 1947 y 1960 en Cerro Porteño. Mundialista en Brasil 1950. Goleador de Paraguay en 1949.

"Una mañana de 1949 el capitán Muñoz Chávez, que además era alto directivo de Cerro, me informó que jugaría la finalísima del Campeonato de Honor contra Olimpia. Habían ganado un partido cada uno. Nos impusimos 3 a 2 y marqué el tercero, un gran gol, le hice un sombrerito al zaguero González y se la toqué suave al arquero". Ese gol lo llevó a la Selección Nacional, con la que jugó el Mundial del '50, enfrentando a Suecia e Italia.

Surgen Enrique y Ángel
Enrique (78 años) debutó en Cerro en el '51. Era un "8" de gran clase según diarios de la época. También jugó 14 temporadas y ganó 3 campeonatos: 1954-61 y 63. "En 1953 debutó en Cerro nuestro hermano Ángel y en un partido frente a Olimpia por primera vez formamos el trío central del ataque: Yo, Darío y Ángel, en ese orden en el campo. Íbamos a sacar del medio y les dije a los dos: 'miren al cielo, papá nos está observando'. Varios años jugamos juntos los tres", rememora Enrique.
TORIBIO, EL SEGUNDO
Nació en 1932. Lateral derecho. Se inició en Cerro Porteño en 1952 y luego desarrolló su carrera en Rubio Ñu. También fue director técnico, como todos los hermanos. Falleció en noviembre de 2011.

En 1957, Paraguay consumó una de sus más grandes hazañas deportivas. Enfrentaba por la Eliminatoria del Mundial a un Uruguay todavía envuelto en la estela gloriosa del Maracanazo y tras el cuarto puesto en Suiza 1954: la Albirroja demolió a la Celeste: 5 a 0. Enrique Jara Saguier fue el cerebral volante derecho y Ángel quien comandó el ataque, marcando un gol. Sin embargo, un conflicto con la dirigencia de Cerro hizo que ambos fueran suspendidos por 18 meses y esto imposibilitó que fueran al Mundial de Suecia, para el cual habían habían ayudado a clasificar.

La célebre gira por América
Los tres hermanos -8, 9 y 10 del ahora centenario club- lideraron juntos el ataque durante varios años. Los dos mayores recuerdan especialmente la gira que hizo Cerro Porteño por América. "Fue larguísima -cuenta Enrique-. Salimos el 30 de octubre de 1956 y volvimos el 17 de abril de 1957. Jugamos en Bolivia, Chile, Colombia, Panamá, Honduras, Guatemala, Costa Rica y no recuerdo cuántos países más. Fueron 42 partidos con 27 victorias, 9 empates y 6 derrotas. Se fue alargando porque no había plata para volver y entonces seguían haciendo partidos para recaudar y poder comprar los pasajes".
ENRIQUE, EL "8" DE CLASE
Nació en 1934. Volante derecho. Militó en Cerro Porteño entre 1951 y 1963, pasando luego a Runio Ñu. Mejor futbolista paraguayo de 1954; 21 partidos en la Selección.

Aparecen Toribio y Alberto
El terceto cerrista se disolvió: Darío se retiró y Ángel fue contratado en 1962 por el Toulouse, de Francia. Luego pasaría al Red Star y otros clubes. Y más tarde desempeñó una larga carrera como entrenador. Después de veinte años en el país de Zidane y Platini, volvió a la patria, donde falleció en 2008. "Muy tecnico era Ángel, zurdo, vivo, fuerte, pateaba con todo, era intuitivo en el área", lo describen.
Entre 1952 y 1954 jugó también en Cerro Porteño Toribio Jara Saguier, lateral derecho, quien apenas tuvo oportunidades. Siguió su carrera en el Rubio Ñu, donde sí jugaría algunos años. Allí compartió con otro miembro de la dinastía: Alberto, cerebral volante derecho, quien pasó a Libertad, luego a Olimpia y emigró a España (Pontevedra) y más tarde a Francia (Red Star).
ÁNGEL, EL FRANCÉS
Nació en 1936. Delantero o volante ofensivo. Actuó en Cerro Porteño (1953-62), Toulouse, Red Star, Racing de Besançon (Francia). Seleccionado paraguayo. Falleció en 2008..

Asoman Carlos y Críspulo
Todo era fútbol en la casa paterna del barrio Trinidad. Y mientras los hermanos recogían aplausos con la casaca azulgrana, dos niños ya corrían detrás de la pelota: eran los pequeños Carlos y Críspulo, los últimos dos varones. Ambos llegaron jovencitos a Cerro mediante el pago de un millón quinientos mil guaraníes (el pase de Darío se realizó en 1.000). "Había andado bien en los campeonatos de verano del Sportivo Trinidense y el presidente de este club, señor Ashwell, era hincha de Olimpia. Me recomendó. Ya estaba todo listo para firmar, fui a la sede de Olimpia pero nunca apareció el secretario, que tenía que hacer los papeles. Y me fui. Entonces mi hermano Enrique me llevó a Cerro Porteño".
Toma la posta el aludido Enrique: "Hablé con el mejor dirigente que tuvo Cerro en su historia, el general Pablo Rojas, una gran persona. Le dije: mire que va a firmar por Olimpia. 'No, traelo acá'. Lo traje y apenas llegó Carlos lo recibió en la puerta, le puso su mano en el hombro y le dijo: "Entrá, hijo, esta es tu casa, te vas a quedar con nosotros".
ALBERTO, EL DISTINTO
Nació en 1944. Volante derecho de buena técnica. Jugó en Rubio Ñu, Libertad, Olimpia, Pontevedra (España) y Red Star (Francia). Un partido en la Selección Paraguaya. No jugó en Cerro.

Era 1968. Carlos fue un centrocampista de gran personalidad y con gol. Compuso un mediocampo de oro en Cerro junto a Juvencio Osorio y al fantástico Saturnino Arrúa. Ganó 4 campeonatos con Cerro, el de 1970 y el celebrado tricampeonato 72-73 y 74, antes de partir a México, donde sería una brillante figura del Cruz Azul durante 8 años. Carlos fue el que más tiempo jugó en la Selección Paraguaya de todos los hermanos: 11 años.
Detrás suyo llegó Críspulo a Cerro Porteño. Centrodelantero, se encontró con un tapón de grandes jugadores adelante y, como varios miembros de la familia, fichó para el pequeño pero siempre prolífico Rubio Ñu. De allí emigró al Deportivo Galicia, de Venezuela, y luego al Deportivo Pereira, de Colombia.

CARLOS, EL OLÍMPICO
Nació en 1950. Centrocampista de Cerro Porteño (1969-1975 y 1984-85) y Cruz Azul (México) 1975-1983. Once años en la Selección. DT de Paraguay en Atenas 2004.

Libros y fútbol

Del padre y los tíos heredaron la pasión por la pelota, pero el progenitor, severo, les inculcó la importancia del estudio. Todos terminaron el colegio secundario y varios ingresaron en la universidad. Darío, contador público, se jubiló como funcionario del Banco de la Nación Argentina. Enrique se tituló en Administración de Empresas y fue profesor de contabilidad. "Tenía una oferta firme del Sevilla y otras de Millonarios y del San Pablo de Brasil, pero yo ya estaba bien empleado en la empresa Philips y no quise dejar eso", señala Enrique.

Críspulo es liceciado en ciencias contables y administración de empresas; trabaja en el Banco Central del Paraguay. Él nació en 1953, seis meses después de fallecer su padre.
CRÍSPULO, EL BENJAMÍN
El menor. Nació en 1953. Centrodelantero. Actuó en Cerro Porteño, Rubio Ñu, Deportivo Galicia (Venezuela), Deportivo Pereira (Colombia). Entrenador asistente de su hermano Carlos.

Cuando Darío se retiró en 1960 y Ángel marchó a Francia, Enrique pasó a Rubio Ñu y allí se encontró con Alberto, quien se enfrentó con Carlos cuando este llegó a la primera de Cerro. Siempre hubo algún hermano manteniendo vigente el apellido, hasta 1985. Luego, los siete fueron entrenadores.
Los hermanos Jara Saguier, una historia de amor por la pelota, que merecía ser contada.


Fuente. Pasión Libertadores.

20/11/2014

La historia detrás de una foto

La historia detrás de una foto

Una foto en Facebook de una camiseta con publicidad llamativa del “Kelito”, nos trae la historia de un empresario alemán acusado del fraude más grande de los 90, prófugo de la justicia alemana, que estuvo en Paraguay durante casi diez años retrasando su extradición, comprando estancias y regalando camisetas del VFB Sttutgart.

Ramón Rivas Pavón es un coleccionista de fotos del fútbol paraguayo. En su cuenta de Facebook, suele compartir imágenes inéditas de jugadas, jugadores, dirigentes o directores técnicos de diferentes equipos que son difíciles de encontrar. Es en ese sentido, un gran coleccionistas de jugadores pintorescos, grandes cracks y también de varios jugadores olvidados de nuestro fútbol.

Otro de los puntos interesantes de las fotos que comparte Rivas Pavón, son los modelos de las camisetas que se usaban en décadas anteriores. Ver un poco qué tipo de publicidades existía, la “pinta” del jugador, en fin. Esos detalles que hoy, en plena época “metrosexualizada” del fútbol, parecen muy importantes.


Es así que en una de sus últimas fotos, compartió la imagen de Epifanio Yegros. Un excelente marcador central que jugó en varios equipos paraguayos, pero que se destacó en River Plate, el siempre querido “Kelito”. De la imagen, nos llamó la atención la camiseta, la publicidad “Sudmilch” y el short. Un llamativo modelo de tres colores verticales, pero resaltando el negro.

Este tipo de joyas solemos intercambiar con Juanpa (@laespadasagrada) para ir entendiendo un poco más cómo era el fútbol en décadas pasadas.

La casaca que presenta Yegros era idéntica a la del VFB Stuttgart, del fútbol Alemán, que en 1992 sacó este modelo de camiseta, con el shorcito e incluso la media.

No se sabe quién copió a quién (?), pero de que las camisetas era idénticas, no hay duda alguna. Es más, incluso la publicidad mantuvieron, pero con la insignia del River Plate paraguayo.

En efecto, la publicidad fue la que nos llamó la atención. Averiguamos y saltó que el “Sudmilch”es una empresa de lácteos y derivados de Alemania y que extendió su fama por toda europa entre los 80 y 90. En los primeros años de la década de los 90, la marca se hizo muy famosa en la camiseta del VFB Sttutgart, equipo que dio al mundo a jugadores como Sami Kedhira y que supo cobijar a Phillipp Lamp, cuando este no tenía cabida en el Bayern Munich, que en 2003 tenía el lateral izquierdo cubierto con Bixente Lizarazu.


Un prófugo de la Justicia Alemana en Paraguay
Luego, encontramos un dato revelador. Uno de los directivos de la marca de lacteos es Karl Wolfgang Weber, un empresario alemán que llegó a Paraguay, se compró varias hectáreas en el Chaco y luego supo sobrellevar un proceso de extradición que duró casi 10 años!! . ¿El motivo? Una pedido desde la justicia Alemana por haber estafado en nombre de la empresa láctea a varios empresarios en el país de la cerveza. En principio, la condena a Weber fue por dos años de cárcel, dictamen que salió en 1990. Sin embargo, el empresario pudo sortear la oscuridad de la prisión con una fianza de 100 mil euros, aunque después la fiscalía alemana apeló, pero Weber ya no estaba disfrutando de los partidos del BFV de local.


Weber registró su ingreso oficial a Paraguay en 1993, y rápidamente obtuvo la ciudadanía, pudiendo así protegerse de una posible extradición. De acuerdo con las crónicas periodísticas de aquella época, el pedido de extradición fue remitido a las autoridades paraguayas a finales de ese año, después de que la Interpol lo localizó gracias a un registro por tarjeta que hizo en el país, ya que Weber se pasó comprando todo en Paraguay con su nombre verdadero. Mientras el empresario hacía shopping en esta tierra abierta a la corrupta inversión extranjera, en el juzgado de primera instancia de Stuttgart, Alemania, a cargo de la jueza Markowitsch, le estaban esperando a Weber para seguir con su caso.

En 1995 llegó a estar preso por uno de los procesos de extradición, pero nunca pisó Tacumbú, ya que por “motivos de salud” terminó recluido por unos días en el Policlinico “Rigoberto Caballero.” Finalmente, aquel intento de extradición fue rechazado por errores de forma.

Se nota que este alemán hizo muy buenos amigos en Paraguay, porque pudo dilatar por 9 años la extradición, hasta la embajada alemana en nuestro país tuvo que manifestarse al respecto. Pobre jueza Markowitsch, le tocó el caso más largo de su historia gracias a la justicia paraguaya.

En nuestro país, Weber se pasó comprando hectáreas, entre ellas una de las estancias más modernas en todo el Chaco Paraguayo, en donde se dedicaba a la ganadería y producción de frutas e incluía 22 habitaciones y 5 piscinas climatizadas, (http://www.spiegel.de/spiegel/print/d-9158866.html) , haciendo una vida social casi normal, y en vista de las evidencias, probablemente, regalando camisetas para equipos de fútbol.

¿De qué lo acusaban a Weber?
El nombre de Wolfgang Weber es en Alemania sinónimo del caso de fraude más grande de la década de los 90. No es poca cosa llevar al borde de la quiebra a una de las empresas lácteas más grandes del país teutón.

Este hombre futbolero fue encontrado culpable de estafar, como directivo de la empresa lechera, a selectos empresarios alemanes por un valor de 4 millones de dólares, que para la época, era una fortuna más importante que lo que significa ahora. Una de las formas que estafaban a sus inversionistas y al Estado Alemán era con supuestas pérdidas millonarias en su estancia chaqueña, pérdidas que eran utilizadas para descontar de sus impuestos.

Además de estafar a sus inversionistas, Südmilch también fue partícipe de un escándalo gigantesco en el mundo deportivo. Como principal sponsor de la tenista Steffi Graf, la compañía depositaba el dinero de auspicio en cuentas holandesas, con el objetivo de evitar pagar impuestos. Por este caso el padre de Steffi, Peter Graf, fue condenado a 26 meses de prisión.
“Una gran incógnita es cómo hizo Weber para atravesar los controles de la Interpol en los aeropuertos internacionales para poder llegar hasta Europa” Diario Abc Color, diciembre 2003.
Supuestamente, Weber vendió la Estancia en el Chaco paraguayo y el dinero depositó en una fundación familiar, para evitar que los juzgados alemanes puedan embargarlo.

Finalmente, después de 9 años y meses, Weber se presentó ante la Justicia Alemana tras ser extraditado de Paraguay, país en donde dejó su recuerdo más valioso en esa gloriosa camiseta que defendió con hidalguía Epifanio Yegros, en las calurosas jornadas domingueras futboleras, en los jardines de “El Kelito”.

Fotos: Internet y Facebook de Ramón Rivas Pavón.-

13/11/2014

El 12 de Octubre culmina su pasantía en Primera División

El club 12 de Octubre de Itauguá el día de ayer terminó de sentenciar su retorno a la División Intermedia tras perder por 4-2 ante Sol de América en condición de local.

El conjunto de la ciudad del ñandutí quien nunca pudo sostener el ritmo de los equipos que militan en Primera se despide de la máxima categoría y con 0,750 puntos de promedio y tempraneramente se despide para volver en el 2015 a disputar el torneo de la División Intermedia.

En todo el campeonato el 12 de Octubre no pudo sostener el ritmo necesario para pelear la permanencia en la máxima categoría, cambiando en cuatro oportunidades de DT.

8/11/2014

Fernando de la Mora regresa a la Intermedia

Fernando de la Mora vuelve a la División Intermedia tras ganarle a Ovetense 3 a 0 en el Emiliano Ghezzi en el partido de Vuelta por la promoción de la intermedia, en el partido de Ida igualaron 0 a 0 en el Ovetenses Unidos.

Los goles de Fndo de la Mora lo anotó Jorge Quintana uno de tiro libre penal y Milcar Gamarra.

Ovetense pierde una vez mas la oportunidad de jugar en la categoría semiprofesional de la APF, esta fue su quinta oportunidad que desaprovecha el conjunto ovetense.

De esta forma, Dpvo. Liberación, campeón del Interligas, Cristóbal Colón de Ñemby, campeón de la Primera División B 2014 y Fndo de la Mora ganador de la promoción intermedia son los equipos que ascienden a la categoría semiprofesional, mientras que Olimpia de Itá, Cerro Porteño PF y Paranaense FC perdieron la categoría.

Fernando - Ovetense, último cupo por la intermedia esta tarde

Foto. D10
Fndo de la Mora y Ovetense se juegan esta tarde en el Emiliano Ghezzi a partir de las 17:30 hs., el último cupo que otorga la Intermedia para la temporada 2015.

En el juego de ida igualaron 0 a 0 en el estadio Ovetenses Unidos.

Fernando saldría con César Quintana; Milcar Gamarra, Elías López, Julio López y Carlos Silva, Luis Colmán, Jorge Brítez, Jorge Quintana y Luis Vera; Hipólito Segovia y Víctor Zorrilla.

Mientras que la visita iría con Cristian Cabrera; Luis Moreno, Carlos Gini, Alexis Martínez y Waldir Fleitas; Diosnel Almirón, Jorge Ramírez, Leonor Delvalle y Emilio Rodríguez, Silvio González y Gilberto Palacios.
 
El partido será dirigido por Federico Ríos, asistido por César Sánchez y Nimio Vera.
 
Recordamos que Liberación tras ganar el Interligas ya se gano un lugar en la Intermedia del 2015 al igual que Cristóbal Colón de Ñemby al ser el campeón de la Primera B en su edición 2014.

Equipos participantes